"Solamente aquél que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado." FRIEDRICH WILHEM NIETZSCHE


martes, 16 de noviembre de 2010

Melodía y realidad...

Hacía años que no escuchaba esta canción y, sin saberlo, sin pretenderlo, me he dado cuenta de que es la canción de estos días. No sé, como si esa melodía pudiera explicar mucho mejor que ninguna palabra mi estado de ánimo... Además me encanta el videoclip. En su sencillez se mezclan tantas cosas...




"En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad." Arthur Schopenhauer



St. Germain & Un niño (triste) cualquiera.


PD; buena manera de viajar del final del martes al principio del miércoles. Y el viernes está ya tan cerca...

viernes, 12 de noviembre de 2010

Coleccionando Columpios

Zumaia'09




Aunque parezca gracioso o absurdo, colecciono columpios. Y nunca los guardo sólo para mi porque perderían todo su significado. La gracia está en compartirlos con otros niños que los merecen.

Los comparto con tus ojos que son capaces de disfrutarlos, que son partícipes de mi vida, de mi locura, que son ya parte de mi niño triste; que son, por derecho propio, el paréntesis en que desaparece su tristeza. Por el momento. O para siempre. Que siguen siendo, por derecho propio, sinónimos.

Recuerdo los primeros que guardé conscientemente. Los primeros que significaron mucho más que un lugar, que un instante para amontonar en la memoria. Los primeros que me recordaron, quizá por casualidad, quizá por darme la razón, que sigo siendo un niño. Y que disfruto siéndolo. Que esa es la clave, ese es el secreto. Y tu, estabas allí, casualidad también...


Un niño (triste) cualquiera.

PD; este fin de semana vuelvo a un lugar en el que disfruté muchos momentos cuando era más pequeño...

PD2; hace bastante tiempo que dejé de creer en las casualidades.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Más Que Imágenes...




"Quien olvida su historia, está condenado a repetirla." Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santaya


Al niño triste se le encoje el corazón viendo estas imágenes. Mi Bilbao sufriendo los horrores de la guerra. Me alegro de haber nacido años más tarde, de no haber podido vivirlo, quizá no hubiera podido contarlo... seguramente no habría podido contarlo. Ahora puedo hacerlo, aunque sea desde la distancia. En el tiempo, que no en el espacio, como demuestran esas mismas imágenes. El niño triste sabe que perdimos aquella guerra igual, aunque hayamos nacido 40 o 50 años más tarde. Mantener vivo en la memoria el recuerdo de lo que pasó, de aquellos a los que les tocó vivirlo, es el primer paso para evitar que se repitan los errores del pasado. Enseñárselo a los que no lo vivieron, nuestra victoria.


"Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado." FRIEDRICH WILHEM NIETZSCHE


Un niño (triste) cualquiera.


PD; es curioso lo que me gusta la Historia para ser un niño... Sigo empeñado en aprender de todo, ahora es tan fácil a tu lado...

martes, 2 de noviembre de 2010

Una Imagen...






Hegal egiten, bai, elkar hegal egiten...




"Neukan guzti zen amets bat, amets bat,
beti egoten nintzen
haren bizita zai.

Ai! ene ama euriak eta baso ilunak,
seinalatzen zizkidanez
ez, ez dira etorriko inoiz
Etzazu holako ametsik egin ez
Mantzo zihoan denbora niretzat
lehioak jarrita euriari begira
eta jendeak zion: "mutil horrek
amets bat bakarrik dauka"

Baina egun bate esnatzerakoan
txantxangorri bat ikusi nuen gelan
ta gero beste beste bat eta beste bat
inguratua nengoen...

Oh txantxagorriak,
gelako sapaian,
gelako sapaian,
Oh txantxangorriak,
gelako sapaian.

Orain herritik mutil bat falta da
ez dago inor bere etxeko lehioan
baso ilunetan dabil hegaletan
txantxangorriak bezala
Orain ba du bihotz nimino bat
eta bi hegal bi hegal euriz bustiak
Bularra du ere gorri kolorekoa eta
eta txantxangorria da

Txantxangorria naiz
baso ilunetan
bete zait ametsa
baso ilunetan
txantxangorria naiz
baso ilunetan
bete zait ametsa
txantxangorria naiz
txantxangorria naiz
hegal egiten! hegal egiten!
hegal egiten!"



ITOIZ & Un niño (triste) cualquiera.


PD; no hay nada como compartir sueños. Los niños lo sabemos bien. Ahora me voy a la cama, a seguir soñando contigo... esta vez... dormido ;)

domingo, 24 de octubre de 2010

(Triste) Aniversario



Hoy es el aniversario (19º, increíble lo rápido que pasa el tiempo...) de uno de los acontecimientos que han marcado la vida y la forma de ser del niño triste. Una pérdida importante, superada, entre otras mil razones en forma de sonrisa, el día que fui capaz de entender la parte positiva, el verdadero y único motivo que permite descansar a tu mente y a tu alma de toda la angustia y la tristeza extrema que genera un golpe tan duro de la más cruda realidad en la vida de cualquier persona, especialmente, de un niño.

Escribí el boceto de estos versos para una persona que no los merecía y que nunca los mereció. Años después los reencontré en una libreta y los terminé. Son para ti, aunque no vayas a poder leerlos nunca. Soy quien soy y como soy por ti & Nothing Else Matters.



("Triste lejanía,
corre por mis venas,
sin descanso, sin remedio,
hacia mi corazón
esperanzado e ingenuo
que retiene
tu imagen, tu voz, tu alegría...
Mis ojos te ven a cada instante
en lugares en que no estás,
nunca has estado ni estarás.
Y un te quiero se me escapa,
a cada sombra que la luna
medio en serio, medio en broma,
proyecta en la oscuridad
engañando a mis ojos
y a mi ya triste corazón.")



Un niño (triste) cualquiera.


PD; y mis versos, como mi tristeza, van entre paréntesis. Porque no hay nadie como tu y me haces tan feliz niña rubia... Zurekin bizi gureot!

lunes, 18 de octubre de 2010

Gírate y Mírame...



Hay mil detalles entre nuestros ojos, entre nuestra piel, entre nuestros sueños que me encantan, que, sin ir más lejos, simplemente, me hacen feliz. Lo reconozco, no hay problema. Malo y triste sería no ser consciente de algo tan hermoso. Es más, cualquiera que conozca aunque sólo sea un poquito al niño triste, debería notárselo en la cara. Igual que yo lo leo en la cara de la niña rubia que se esconde en tus gestos, en tu corazoncito y en lo más profundo de tu alma, de tu esencia, para qué nos vamos a engañar...

Y, a pesar de que ya he escrito sobre muchos de esos detalles, hasta ahora no le había hecho un hueco aquí, entre mis palabras, a uno de los que más disfruto. A uno que ha estado ahí desde el principio de los principios, desde que sólo cruzábamos miradas. Desde aquél primer café disfrazado de cerveza (tu ya me entiendes). La curiosidad siempre ha sido y será (esperemos por el bien de nuestro futuro) patrimonio de los niños...

Y es que todos los niños hemos vivido ese momento mágico, tras despedirnos de alguien, en que hemos luchado mentalmente contra la mismísima realidad (qué raro...) soñando y pidiendo que ese alguien se gire a mirar otra vez. Cómo si eso significase algo, dirán aquellos que no son capaces de ver más allá del gris que les rodea. Sí que significa. Lo entendí a base de girarme para verte girarte a mirarme. Lo entendí a base de compartir esa sonrisa, una más, pero una intensamente cómplice, intensamente compartida y disfrutada...

Y yo que quiero compartir contigo, del mismo lado de la ría, anocheceres y amaneceres, todas las risas, todos los besos, todos los sueños, espero que la niña rubia siga girándose a mirar al niño triste... aunque sólo nos separen las sábanas. & Nothing Else Matters.


Un niño (triste) cualquiera.


PD; cada vez me gusta más esta canción...

martes, 12 de octubre de 2010

Las Siete Casualidades*

(*tradicionalmente "Las Siete Diferencias", pero ésas no las he encontrado, así que mejor siete de las mil casualidades que compartimos...)



-La pasión de ver el mar y disfrutar de los pueblos de nuestra costa...

-La obsesión por nuestras miradas, por nuestros qués y nuestros nadas...

-La capacidad para encontrar en mis gestos al niño triste con la misma facilidad con la que yo encuentro en los tuyos a la niña rubia que llevas dentro...

-Observarlo todo desde lo alto de un tejado con los ojos apropiados, buscando y mimando cada detalle que merece la pena...

-Los camiones cargados de coches, las hadas, las palabras, el humo, el chocolate blanco...

-Disfrutar de cada beso, de cada abrazo, de nuestra piel como si no hubiera mañana...

-Improvisar más allá de la realidad, de sonrisa en sonrisa...

Y así hasta el infinito y para siempre. O por el momento. No me importa. El niño triste se ha dado cuenta de que la felicidad no es sino el brillo de sus propios ojos reflejándose en los tuyos. Y viceversa. Para siempre, que no por el momento. Algunas cosas se sienten tan dentro que se saben... & Nothing Else Matters.






Un niño (triste) cualquiera.


PD; he vuelto (bueltatzen...casualidad? qué hermoso verbo...) a encontrar mi paréntesis. Estaba entre tus brazos, tramposa. Te etxo de menos a cada rato...

lunes, 4 de octubre de 2010

Una Imagen...




Creo que...

...si hubiera sido un árbol... habría sido el mejor árbol...

...o quizá, realmente sea un árbol...




Un niño triste cualquiera.


PD; Me encanta esta canción aunque la letra no venga a cuento. A ver si la tocan mañana. Otro concierto a la vera de tus ojazos... No sé si será por eso, pero hacía tiempo que no sentía al niño triste tan contento... Dice que a ver qué vamos a hacer con tantas hormigas... =)

jueves, 23 de septiembre de 2010

Wide Awake



Éste no es el videoclip de esta canción, es simplemente un vídeo excelente que he encontrado en youtube. Ofrece un trocito de la peor de todas las realidades, ésa de la que somos únicos protagonistas los seres humanos y los seres no tan humanos. Me encanta la canción, me encanta la letra y me encanta el vídeo. Así que éste es, sin duda, el lugar que le corresponde. Además, ese estribillo dice mucho más, tanto, que se ha ganado un sitio entre los recortes que se amontonan a la derecha de estas palabras. "Wide Awake" de Audioslave. Otra canción para disfrutar... con los ojos apropiados.

Y no desesperéis, la esperanza sigue viva en los ojos de los niños. En nuestros ojos. En los ojos del niño que lleváis dentro. Si queréis, si sois capaces, de verlo, de sentirlo, de disfrutarlo, de compartir su visión de vuestro propio mundo...



Audioslave & Un niño triste cualquiera.



PD; Hay árboles que no pierden sus hojas cuando se acerca el mal tiempo. Como si incluso lo disfrutaran. El niño triste puede pensar en verde incluso en otoño. Sus ojos son capaces de pintar la realidad del color que le apetezca. Llámale privilegiado, llámale caprichoso... Ya sabes que son cosas de niños. Y lo sabes porque... A veces, muchas veces en nuestro caso, no hace falta decirlo todo. No hace falta decir nada.

PD2; Decía la canción de Bruce Springsteen que los ojos tristes nunca mienten ("Sad eyes never lie"), los ojos brillantes tampoco... & Nothing Else Matters.

PD3; ...& Nothing Else Matters... cuando entre todas las nubes, sigue viéndose la luna.


domingo, 19 de septiembre de 2010

Más Que Unos Versos



Guardé mi alma en un bloque de hielo,
Robó mi vida el difunto pasado,
A veces vivo, siempre cansado,
Cerré los ojos y olvidé el miedo.

Indicándome el nuevo camino,
Arriba, muy arriba, estaba la luna,
Se asomaba a mirar mis locuras,
Padeciendo conmigo lo vivido.

Ofreciéndome su amor me mató,
Resucité y sólo vivo para verla;
Triunfó la revolución con ella.

Otra vez miro sus ojos, esas perlas
De mar que hacen que en mi corazón,
Otra vez brille contenta mi estrella.

Tengo su imagen en sueños perdida,
En mi alma para siempre su figura;
Queriendo cada día alcanzar mi luna,
Unas veces soñada y tantas querida.

Indigna acompañante de la lluvia,
Es esta, mi pluma ensangrentada;
Recurrida ya mi voz cansada,
Oigo, esta vez, la alegría de la suya...



Un niño triste cualquiera.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Cuestión De Cojones


Hace doce años que conservo este artículo en un cajón. Curiosamente, está escrito el día de mi cumpleaños, así a bote pronto... de mi decimosexto cumpleaños. Hoy mientras mi neumonía y yo combatíamos el aburrimiento limpiando papeles viejos, lo he encontrado y me he reído un buen rato. Ya va siendo hora de hacerle un hueco aquí. Espero robaros más de una sonrisa. Que ya casi es viernes.

Recuerdos desde el Norte con cariño,

Un niño triste cualquiera.


---------------#----------#---------------


Hace tiempo que mi madre no me da la bronca por abusar del lenguaje soez en esta página, y empiezo a preocuparme. O ella envejece y se acostumbra, o estoy perdiendo facultades y volviéndome lingüisticamente correcto. Por fortuna, todavía llegan cartas de algún lector o lectora inasequibles al desaliento, afeándome mi poca vergüenza. E incluso Nacho Iglesias, el baranda de esta barraca, recibe periódicamente sugerencias para que en El Semanal me echen a la calle de una puta vez. La última es de un señor de Oviedo, por la letra jubilado y por el membrete notario, que me afea el uso e incluso el abuso de la palabra cojones, e incluso sugiere la posibilidad de que yo saque tanto a colación el asunto por algún trauma personal relacionado con mi propia virilidad o, subraya el amable comunicante, mi ausencia de ella. "A ver si es maricón", concluye por si no he captado los circunloquios preliminares.

En fin. Al margen de que yo pueda resultar más o menos maricón, la antedicha carta me viene al pelo para traerles a colación un impreso anónimo que hace tiempo circula por ahí -algún lector ha tenido el detalle de mandármelo-, y que, bajo el título Riqueza del castellano, enumera una exhaustiva relación de las diversas acepciones que en nuestra lengua, la de Quevedo y Cervantes, tienen los atributos masculinos. Y me van a perdonar el notario de Oviedo y mi madre, pero no resisto a glosar el asunto y poner los cojones en su sitio.

Por ejemplo: según confirma con acierto singular el mencionado folleto, el sentido de cojones depende según el numeral que lo acompaña. La unidad significa algo caro o costoso (eso vale un cojón), dos pueden sugerir arrojo o valentía (con dos cojones), tres significa desprecio (me importa tres cojones), y un número elevado suele apuntar dificultad extrema (conseguirlo me costó veinte pares de cojones). Del mismo modo basta un verbo para darle variedad a los significados. Verbigracia: tener puede referirse a valentía (esa tía tiene cojones), pero también censura, admiración o sorpresa (¡tiene cojones!) o perplejidad (¡manda cojones!).

Siguiendo con los verbos, acompañado de poner puede significar reto o aplomo (puso los cojones encima de la mesa), y el verbo tocar implica molestia, hastío o indiferencia (me toca los cojones), vagancia (se toca los cojones) e incluso desafío (anda y tócame los cojones). El término es también acepción de lentitud (viene arrastrando los cojones). Y en cuanto a amenaza, su uso es frecuente (te voy a volar los cojones) e incluso se recurre a ello para describir agresión física (fue y le pateó los cojones).

Los prefijos y sufijos también son importantes de cojones. Por ejemplo, a- significa miedo (acojonado), des- implica regocijo (descojonarse), y -udo implica calidad o perfección (cojonudo). También las preposiciones matizan lo suyo: de alude a éxito (nos fue de cojones) o intensidad (hace un frío de cojones), hasta define ciertos límites (hasta los cojones) y por alude intransigencia (por cojones). También se recurre a ellos como lugar de origen para definir cierto tipo de actitudes intrínsecamente españolas y como origen de voluntad inapelable (porque me sale de los cojones). En cuanto al color, la textura o el tamaño del asunto, los significados son ricos y diversos como la vida misma. Un color violeta define bajas temperaturas (se me quedaron los cojones morados del frío). Posición y tamaño son decisivos, tanto para precisar pachorra o tranquilidad (se pisa los cojones) como coherencia (lleva los cojones en su sitio). Sin que falten referencias cultas o históricas (tiene los cojones como el caballo de Espartero).

Así que ya me dirá usted, señor notario. A ver cuando Shakespeare, o Joyce, o la madre que los parió, en esa jerga onomatopéyica y septentrional que usaban los pastores para llamar a las ovejas, y los piratas para repartirse el botín contando con los dedos, fueron capaces de utilizar, con todo su Oxford, la palabra equivalente con tanta variedad, y tanta riqueza, y tanta prosapia como la usa hasta el más analfabeto de nuestros paisanos. Tres mil años de griego, latín, árabe y castellano respaldan el asunto. Lo que, se mire por donde se mire, es un respaldo lingüístico de cojones.


Arturo Pérez-Reverte
(Patente de Corso 28-04-1998)

lunes, 13 de septiembre de 2010

Cosas De Niños




Se acerca el día en que los niños controlaremos el mundo. Que cada cual limpie sus errores imperdonables como quiera o pueda. La revolución ha comenzado... y tenemos toda la vida por delante. Ventajas de no querer crecer... y conseguirlo. Niños, sonreid, ha sido, es y será siempre nuestra mejor arma.



"Niña rubia... zugaz pentsatzen,
badator gaua astiro,
besarkaturik gaudela,
amesten dut aldiro,
ondoan falta zara ta,
bixotzien ezta giro,
maite nozula dakidan arren,
esan eiztazu barriro!"



Un niño triste cualquiera.


PD; hace poquito, alguna niña, que no cualquiera, me regaló la definición más hermosa de una palabra tan viciada, tan corrompida por el mal, por la sangre derramada bajo su significado, por el poder, por la mismísima Historia... como es la frontera (muga para nosotros aquí en el Norte). Y es que la muga empieza siempre... cuando me alejo de ti & Nothing Else Matters.

PD2; tengo ganas de colgar ciertos cuadros en cierto hueco de cierta pared... =)

lunes, 6 de septiembre de 2010

Hay Historia Más Allá Del Suelo



El mundo está lleno de probabilidades. En la suave ladera de un monte, o en su lomo ampliamente curvo, imaginemos que un cuerpo fue enterrado. Se perdió la memoria de lo que allí está, pueden haber sido siglos, y tal vez sea así. Cuatrocientas veces el invierno allí dejó lluvias y nieves, cuatrocientas veces el otoño reverdeció la hierba, cuatrocientas veces el verano la secó, cuatrocientas veces la primavera lo cubrió todo de flores. Éste es un monte donde nada más se plantó que un cuerpo muerto, tal vez asesinado y por eso allí escondido. Pero en este cuatrocentésimo primer año después de que el hombre fuese sepultado, un hombre vivo asciende al monte (como antes lo hicieron otros, pero es éste el que nos importa), sin razón ninguna que se sepa, sólo para respirar el aire en su metamorfosis de viento, sólo para ver las distancias, los otros montes, para saber en fin si se mantiene el sino de ser los horizontes siempre azules. Sube al monte, pisa la hierba, los matojos, las piedras, siente todo eso debajo de las suelas, está vivo en esa sensación como en todas las otras que los sentidos le transmiten, y de pura felicidad se tiende en el suelo, cara al cielo, viendo pasar las nubes, oyendo el viento en los tallos de las plantas próximas. Alcanzó aquella plenitud que es flaqueza humana de imaginar que de repente lo sabemos todo y no precisamos explicación. Lo único que él no sabe es que, debajo, acompañando exactamente el contorno de su cuerpo, cuerpo sobre cuerpo, con un metro, si a tanto llega, separándolos, el muerto de hace cuatrocientos años ve ahora por los ojos del vivo, calavera sobre calavera, un cielo que parece igual y unas nubes hechas de la misma agua. Se levanta el vivo sin saber de nada, y el muerto empieza a esperar otros cuatrocientos años.

José Saramago, Manual de Pintura y Caligrafía.



Y eso que yo, ni lo entiendo todo, ni lo pretendo. Que soy más de improvisar...

Un niño triste cualquiera.

PD; esta foto y este texto se encontraron gracias a los ojos de un niño al que no hace mucho que conozco y que, sin embargo, se ha ganado mi cariño y mi amistad incondicional, espalda con espalda. A veces, aunque sólo sea a veces, recogemos lo que sembramos. A veces, aunque sólo sea a veces, encontramos aliados que llegan para quedarse. Cosas de niños... & Nothing Else Matters.

PD2; todavía me sorprende cómo ha cambiado mi vida en un año, parece increíble. Y que el niño triste haya sido capaz de aprender de tantas cosas, de tantas vivencias, buenas y malas, no deja de ser otra victoria frente a la realidad. Que dure la sonrisa, para siempre... o por el momento. Sigo sin tener clara la diferencia... ;)

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Feliz Año Nuevo


Es algo que los sociólogos todavía no han formulado; en contra de lo que indica la tradición, es muy posible que a la vuelta de las vacaciones de verano se conciban muchos más proyectos de cambio de vida personal que cuando se entra en el año nuevo.

No hay nada más sensato que la búsqueda de la felicidad. Y las vacaciones son un proyecto encapsulado de tratar de vivirla o, cuando menos, rozarla. Es el teórico momento de encontrarnos con nosotros mismos, porque cuando la obligación se relaja, la conciencia sensata se dilata.

Y en esas llegó Septiembre...

La realidad, cruda o bien asada, es el primer plato que siempre nos comemos a la vuelta de unas largas vacaciones. Y mientras lo vamos masticando, es un magnífico momento para, desde la intimidad, abrirle paso a la conciencia y tratar de visualizar nuestra realidad y nuestro previsible futuro. Para decidir, proyectar, soñar o despertar. Para crecer, seguir o acabar. Para vivir.

El tan cacareado estrés post-vacacional es una manera de resistirse a abrir la conciencia, es negarse a ver y entender nuestros propios errores y los de quienes nos rodean. Abrir la conciencia significa hacerse consciente, primero para valorar, y después para formular los grandes o diminutos propósitos para nuestro futuro.

¿Hay que esperar 122 días, los que faltan para el fin de año, para hacerlo?

Este 1 de Septiembre puede ser el inicio de tu año nuevo.

Ángela Becerra

The End (ADN, 1-IX-2010)



PD; ...puede ser el inicio de nuestro año nuevo ;)

sábado, 21 de agosto de 2010

Desde El Tejado (2)




No fue capaz de sentir el viento hasta que no levantó la cabeza y vio como se doblaban los árboles. Sus sentidos corrían desbocados a través de los ojos del niño triste hacia el increíble paisaje que se extendía a sus pies. En estos momentos de paz, antes de perderse en los más insignificantes rincones del mundo que tenía al alcance de sus pequeñas manos, antes de perderse en los más importantes rincones del mundo que escondía dentro de su propio ser, de su propio corazón, de su cabeza, de su alma... siempre le asaltaba la misma pregunta. ¿Por qué los tejados? Intentaba, sin éxito ni posibilidades, entender de dónde venía su obsesión, su placer por las alturas, por mirar al mundo, a la realidad, desde arriba, desde lo más arriba posible, aún sintiéndose siempre tan pequeño como el niño que era... y disfrutaba siendo.

Poco dura una pregunta de ese calibre en la mente de un niño cuando todo lo que le rodea consigue desbordarle. Entonces volvió a ser consciente del viento y se sentó en el tejado. Abrió los ojos, atento a cada detalle, y permitió conscientemente que la niebla se mezclara con el humo, y el humo, con las nubes, hasta que el blanco le inundó la cabeza, la memoria y los sentidos y la claridad le obligó a cerrarlos. En ese silencio único se sintió la respiración, notó su propio palpitar, como si no fuera suyo, como se nota, como se siente en otro cuerpo, en algún cuerpo... Extrañamente conocida, extrañamente agradable sensación. Definitivamente, somos las sensaciones que somos capaces de sentir... y transmitir. En un gesto, en una mirada, en un verso, en un sueño, en un beso, en un nada y en un todo.

No quería pensar, aunque sabía que se resistía inútilmente, que era una batalla perdida de antemano, de ésas que sólo deben combatirse por capricho o cabezonería. Una, a fin de cuentas, de sus batallas. De las batallas del niño triste. Y pensó cuántas veces se había salido con la suya la puta realidad, cuántas derrotas a sus manos podía recordar. Cuántas victorias. El balance era desolador, como siempre. Y el viento pareció gritarle que la realidad siempre termina ganando todas las guerras...

Y pensando en no pensar, mirando esa hermosa crestería que desafiaba al cielo tocando las nubes, perdido en un pueblecillo abandonado de Pirineos, sus ojos de niño se dieron cuenta de había algo más. De que acababa de descubrir parte del secreto. Se dio cuenta de que, quizá por suerte, por casualidad, por merecerlo, o porque sí, había sido, quizá incluso era, capaz de vivir, de sufrir y de disfrutar sus propios sueños. Y eso, pensó mientras sonreía, los convertía en reales. Y eso, en sí mismo, no dejaba de ser una victoria frente a la mismísima realidad. Quizá incluso, la victoria... & Nothing Else Matters.


Un niño triste cualquiera.


PD; "... Think it twice, it's another day for you and me in paradise..."

PD2; Hoy empiezan mis fiestas, la Aste Nagusi (Semana Grande) de mi Bilbao. Desde el año pasado he imaginado esta semana mágica de mil maneras posibles en función de la situación que me tocaba vivir y de mi propio estado de ánimo. Ayer, en el último suspiro, todo volvió a dar un giro inesperado. Cada día disfruto más improvisando. Estoy pensando en convertirlo en mi manera de vivir... y de sonreir. Y encima sale el sol. Esto merece otra canción. Recuerdos desde el Norte.


martes, 17 de agosto de 2010

Change The World

Cualquiera que me lea normalmente, cualquiera que haya pasado por aquí un par de veces, aquellos que sois capaces de ver y sentir al niño triste entre mis palabras, aquellos que habéis conseguido y disfrutado viendo como nuestra relación era capaz, incluso, de cruzar la frontera que marca la pantalla... sabéis de mi más que pasión por la música. O deberíais. Este rincón está lleno de canciones, de letras...

Y es que siempre he tenido la sensación, la impresión, la teoría, de que muchas canciones en un momento concreto de nuestra vida, ponen letra a lo que sentimos mejor de lo que nos lo podríamos explicar a nosotros mismos. Soy perfectamente consciente de que esto no es un descubrimiento mío, pero también puedo decir que el niño triste tiene un sentido especial para esas cosas, para los detalles, para las casualidades. Y para disfrutarlas. Cosas de niños...

Así que entre canciones, como siempre, pero esta vez perdido en Pirineos, un cd del coche me devolvió a la cabeza ésta de Eric Clapton. Me encanta porque en su manera de tocar, en su música, en sus punteos a la guitarra, puedo ver al niño que lleva dentro. La música nunca tendrá dueño, pero de tenerlo, debería pertenecer a los que la viven y la disfrutan. Como la vida misma.

"Change the world", grabada el año 1999 en el Madison Square Garden en New York. Espero que os guste, no os perdáis ni una palabra, ni una nota, es una canción para escucharla... con los ojos apropiados.





"If I could reach the stars I'd pull one down for you
Shine it on my heart so you could see the truth
That this love I have inside is everything it seems
But for now I find it's only in my dreams

That I can change the world
I would be the sunlight in your universe
You will think my love was really something good
Baby if I could change the world

If I could be king even for a day
I'd take you as my queen I'd have it no other way
And our love will rule in this kingdom we have made
Till then I'd be a fool wishin' for the day

That I can change the world
I would be the sunlight in your universe
You will think my love was really something good
Baby if I could change the world
Baby if I could change the world

- GUITAR SOLO -

That I can change the world
I would be the sunlight in your universe
You will think my love was really something good
Baby if I could change the world
Baby if I could change the world..."



Eric Clapton & Un niño triste cualquiera.


PD; Cinco días, cinco valles diferentes. Nos ha cundido el tiempo en Pirineos. El niño triste ha disfrutado hasta del mal tiempo y de la niebla. Es curioso como aun estando triste, el verde, el silencio, la luz y el frío de esas montañas mágicas tranquilizan su ánimo y hasta su alma. Le he visto sonreír & Nothing Else Matters.

viernes, 6 de agosto de 2010

Una Imagen...





A veces todo es tan sencillo...
(no he podido evitarlo, esos cepillos traman algo...)




Un niño triste cualquiera.


PD; sonriente, o lo que es lo mismo... haciendo nacer hormigas ;)

domingo, 1 de agosto de 2010

Susurros


Si llega un momento en tu vida en el que decides luchar, da igual, por una causa, una persona, un sueño o, incluso, por una sensación; lucha por la vida y no por la muerte. Lucha por aquello que respire, que sientas vivo, porque luchar por lo que ya está muerto es condenarte a una derrota segura. Y, para colmo de las tristes realidades, puede que cuando te des cuenta de lo que ya sabías, de lo que ya sentías, y, quién sabe, incluso aunque te queden ganas y fuerzas de luchar por lo que realmente querías, por lo que realmente respiraba y estaba vivo, ya no lo esté. Y vuelvas a luchar por algo muerto. Y así se repita siempre un ciclo que, como todos, nunca lleva a ninguna parte. Y cuando el destino de tus pasos es tu propia felicidad...


Un niño triste cualquiera.


PD1; me encanta la sensación, cuando no hay imágenes ni canciones como acompañamiento, de que las palabras que he escrito son las protagonistas... y se sienten como tales.

PD2; no sé si alguna vez en mi vida he escrito unas mismas líneas dedicadas para tanta gente a la que quiero.

PD3; si sabes que tienes un niño dentro, si alguna vez has sido capaz de sentirlo, de verlo reflejado en tus ojos, en tus gestos... hazle caso... Qué pierdes por intentarlo?

sábado, 31 de julio de 2010

Una Imagen...




"Cada corazón es una célula revolucionaria."



Un niño triste cualquiera.


PD; curioso que se haya cruzado esta canción hoy en mi camino...

jueves, 29 de julio de 2010

Sultans Of Swing


Y mañana otro sueño que se convertirá en realidad. Conciertazo de Mark Knopfler en Bilbao. Tengo las entradas y las ganas desde enero (no sé si has llegado a ser consciente de la ilusión que me hizo cuando me las regalaste...). Mucho más que demasiado tiempo para la impaciencia del niño triste. Y es que Mark Knopfler y sus Dire Straits forman parte importante de la banda sonora de mi vida. Desde siempre, quizá incluso desde antes. Sé de antemano que ésta va a ser una de esas ocasiones en que el sonido consigue alcanzar y atravesar mi piel. Lo sé porque lo he sentido en muchos momentos escuchando esas canciones. Lo sé porque escucharlo en directo será increíble. Y la compañía, una vez más y como siempre, la ideal. Mañana el niño triste se sentará a disfrutar de otro de esos momentos que se guardan para siempre. Otro más para la colección. Cómo para no sonreír...

Aquí dejo la mejor versión de una de sus canciones más conocidas, de uno de sus himnos, y de una de mis canciones favoritas. Qué curioso... Como que les acompañe Eric Clapton a la guitarra... Dire Straits "Sultans Of Swing" en directo desde Wembley en Londrés allá por 1988, cerrad los ojos y disfrutad.





Dire Straits & Un niño triste cualquiera.


PD; que a nadie le extrañe si se me escapa alguna lagrimilla cuando Mark Knopfler toque "Romeo & Juliet". Siempre ha sido mucho más que una canción para el niño triste. Lo importante, como siempre, es lo que digan sus ojos ;)

miércoles, 28 de julio de 2010

Die Fetten Jahre Sind Vorbei


Hay películas que son, como dice la etiqueta que acabo de crear, mucho más que películas. Me encanta el cine, sobre todo aquél que me hace ir más allá, que me hace pensar y plantearme cosas a las que mi imaginación o mis ojos no llegan normalmente. Situaciones que no he vivido, problemas que no son míos, historias de otros... Porque la magia del cine está, precisamente, en que podemos vivir todas esas imágenes en primera persona.

El domingo fui a casa de unos amigos a pasar la tarde entre humo y risas, como siempre. Llevé mi disco duro y ellos eligieron la película que más les apeteció. Casualidad, una vez más, y yo que sigo sin tener claro si existen o no... Total que vimos "Die Fetten Jahre Sind Vorbei" título original de "Los Edukadores". Mi mala memoria no recordaba toda la trama, pero el hecho de volver a verla, hizo que aprovechara todos los detalles. Y digo todos porque es más que probable que algunos se me escaparan la primera vez que la vi.

Simplemente espectacular. Una historia real como la vida misma, sobre nuestros ideales, aquellos que aprendemos, compartimos y luchamos, y aquellos que sentimos más allá, cuando hacen referencia, simplemente, a nuestro propio corazón, a nuestra propia vida, a la más importante todas las luchas en las que nos vemos involucrados... nuestra felicidad. Otra película para no perderse ni un segundo, ni una palabra. Una película para disfrutarla... con los ojos apropiados.

Como muestra algunas escenas...






Y ésta, de las que más me gusta. Aunque me guardo un par de detalles de esta película para futuras entradas... que, quizá, ya estén escritas. Cosas de niños...




Si podéis, dedicadles un segundo de paz, un momento para vosotros mismos. Masticad cada palabra, cada gesto. Tratad de asimilarlo. Merece la pena. Merece mucho la pena. Palabra del niño triste & Nothing Else Matters.


Un niño triste cualquiera.


PD; Ni la realidad, ni la camisa o el traje, ni el dinero podrán cambiar al niño triste mientras sonría, mientras respire, mientras improvise... "Manche Menschen Ändern Sich Nie" Para mal o para bien. Sí, para bien también. =)

lunes, 19 de julio de 2010

Una Imagen...




"...look what has happened with just one kiss,
I never knew that I could be in love like this,
It's crazy but it's true,
I only want to be with you..."




Volbeat & Un niño triste cualquiera.


PD; Yo tampoco sé vivir, estoy improvisando... (y sólo quiero improvisar contigo...)

miércoles, 14 de julio de 2010

Empty Walls

Soy antimilitar. Convencido. Mis ojos de niño tienen clarísimo que viviríamos en un mundo mucho mejor si no existieran los ejércitos. No me vi obligado a la mili, las prórrogas de estudios me salvaron in extremis, y aunque me llamaron a filas después, la "profesionalización" del ejército (terrible broma, a mis oídos, de pésimo gusto) hacía inviable nuestra incorporación. Gracias al cielo, a la luna o a quién haya que dárselas. Aunque eso sea lo de menos porque nunca habría participado de esa estupidez. De la misma estupidez que lleva al hombre a dejar de ser humano. Costara lo que costara o costase lo que costase. Lo mismo me da, que me da lo mismo. BETI DESOBEDITZEN!!!


Y hoy, que he decidido crear esta nueva etiqueta, y subir aquí los videoclips que desde mi humilde opinión, más merecen la pena, más me han impactado o más me han dado qué pensar... no se me ocurre mejor comienzo que éste. Porque esta canción me acompaña todos los días desde hace no mucho. Porque el videoclip es una gran metáfora en imágenes. Porque siempre me han encantado System Of A Down, y el disco en solitario de su cantante, Serj Tankian, ha sido mucho más que un descubrimiento. Porque en el mundo que quiere dibujar el niño triste, no hay lugar para las guerras... entre muchas otras cosas. Os dejo la letra, no tiene desperdicio. MAKE LOVE, NOT WAR!!!



"Your empty walls...
Your empty walls...
Pretentious attention
Dismissive apprehension
Don't waste your time, on coffins today
When we decline, from the confines of our mind
Don't waste your time, on coffins today

Don't you see their bodies burning?
Desolate and full of yearning
Dying of anticipation
Choking from intoxication

Don't you see their bodies burning?
Desolate and full of yearning
Dying of anticipation
Choking from intoxication

I want you
To be
Left behind those empty walls
Taunt you
To see
From behind those empty walls

Those empty walls
When we decline, from the confines of our mind
Don't waste your time, on coffins today

Don't you see their bodies burning?
Desolate and full of yearning
Dying of anticipation
Choking from intoxication

Don't you see their bodies burning?
Desolate and full of yearning
Dying of anticipation
Choking from intoxication

I want you
To be
Left behind those empty walls
Taunt you
To see
From behind those empty walls
Want you to be
Left behind those empty walls
I taunt you
To see
From behind those empty walls

From behind those empty walls
From behind those empty walls
The walls
From behind those empty walls

I loved you
Yesterday, before
You killed my family.

Don't you see their bodies burning?
Desolate and full of yearning
Dying of anticipation
Choking from intoxication

Don't you see their bodies burning?
Desolate and full of yearning
Dying of anticipation
Choking from intoxication

I want you
To be
Left behind those empty walls
Taunt you
To see
From behind those empty walls
Want you to be, left behind those empty walls
Taunt you
To see
From behind those empty walls
From behind those empty walls
From behind those those fucking walls
From behind those goddamn walls
Those walls...
Those walls..."



Serj Tankian & Un niño triste cualquiera.


(...me guste más o menos, me duela o no, basta un instante en tus ojos para notar esas mariposas en mi estómago... Sí, las mías siguen estando ahí, donde estaban... & Nothing Else Matters)

viernes, 9 de julio de 2010

Una Imagen...



...Y al mirarme a los pies, buscando el suelo, encontré un montón de mariposas. Y ahora no sé si se habrán caído de mi estómago...




Un niño triste cualquiera.


PD; Actúa como sientes... o terminarás sintiendo como actúas... Just breathing...


ACTUALIZO... Puedo decir que ayer disfruté de uno de los mejores conciertos de mi vida. Por primera vez, un grupo, una canción en directo, sin artificios de ningún tipo, consiguió que esa sensación, esa vibración, me traspasara y que los ojos del niño triste se llenaran de lágrimas. Casi no quería que tocaran esa canción, porque significa demasiado para mi. Ahora no me arrepiento. Ayer Pearl Jam me regalaron uno de los ratos más hermosos, más mágicos y más increíbles que he vivido. Agradecido para siempre.

lunes, 5 de julio de 2010

Zure Begixek (Tus Ojos)



Las últimas semanas algunas personas, más o menos conocidas, más o menos razonables, más o menos ebrias, se han empeñado en convencerme de que tengo los ojos bonitos, de que les gusta mi mirada. Y yo, que entiendo un poco de estas cosas, no me lo creo. Quizá porque los tengo muy vistos, quizá porque aunque yo fabrico mis miradas, las cargo de mis propias sensaciones, de mi propia personalidad, nunca me las encuentro del otro lado, o quizá, simplemente, porque para mi los ojos que me devuelve el reflejo del espejo, siempre serán los ojos del niño triste.

Sea como sea, he decidido subir esta imagen, esta canción y estos versos. La imagen, que no me gusta demasiado (dicho sea de paso), es de mi viejo y desaparecido fotolog, que no fue sino el principio de todo esto. La canción, una de las letras más hermosas que se han escrito en euskera. Y los versos... los versos son para ti. And Nothing Else Matters.


"A tus ojos...
Con tus ojos...
De tus ojos...
En tus ojos...

Llevé a tus ojos al lugar,
donde mueren la tierra y el camino,
allí donde nacen el mar y el viento,
donde entre agua, aire, piedra y sal,
los hombres buscan su propio destino.

Disfruté con tus ojos del sonido
de los sueños al hacerse realidad
y allí, juntos, encontramos al momento,
entre abrazos, paisajes y felicidad,
el mejor remedio contra el olvido.

Robé otra vez de tus ojos la señal,
el brillo de un te quiero compartido,
esa brisa que me acerca tu aliento
y nos deja solos más allá del mar,
dulcemente, sin prisa y con cariño.

Y encontré en tus ojos el motivo
para seguir luchando, para soñar
con vivir para siempre en nuestro cuento
con la costa y el cielo como testigos
que sólo vivo si eres mía al despertar
que vivo sólo si tu vives conmigo.

A tus ojos... agradecido por nuestro encuentro,
Con tus ojos... quisiera dormir la eternidad,
De tus ojos... no podré olvidarme jamás,
En tus ojos... viviré para siempre, miniña,
En tus ojos y en tu acento."



Mikel Markez & Un niño triste cualquiera.


PD; "Even though we can't afford, the sky is over..."

domingo, 4 de julio de 2010

I Am The Highway



Porque, muchas veces, una canción convierte fácilmente en palabras las sensaciones. Porque, muchas veces, una canción vale más que mil palabras...




"Pearls and swine bereft of me
Long and weary my road has been
I was lost in the cities
Alone in the hills
No sorrow or pity for leaving I feel

I am not your rolling wheels
I am the Highway
I am not your carpet ride
I am the sky

Friends and liars don't wait for me
'Cause I'll get on all by myself
I put millions of miles
Under my heels
And still too close to you
I feel

I am not your rolling wheels
I am the highway
I am not your carpet ride
I am the sky
I am not your blowing wind
I am the lightning
I am not your autumn moon
I am the night, the night..

Yeeah
I am not your rolling wheels
I am the Highway
I am not your carpet ride
I am the sky
I am not your blowing wind
I am the lightning
I am not your autumn moon
I am the night, the night..
Yeeeh, Yeeeh, Yeeeh, Yeeeh..."



Audioslave & Un niño triste cualquiera.


PD; iba a escribir una frase pero se ha perdido en el fondo de mis ojos de niño triste, o se me ha escurrido entre los dedos, o quizá la perdí este fin de semana en la Laguna Negra... Da igual, seguramente... ya se me habrá olvidado, o no?

miércoles, 30 de junio de 2010

Una Imagen...



"...Txoko txiki bat zara,
benetan maitxe zaitxut..."


"Uno no puede elegir los sueños que tiene. Son los sueños los que eligen a las personas. Nunca se lo he oído decir a nadie, pero así debe ser."


Gatibu, Saramago & Un niño triste cualquiera.


PD; los árboles... saben volar???

domingo, 27 de junio de 2010

En La Hoguera



El miércoles pasado recordé lo importante que era, en otros tiempos, la noche de San Juan para mi. Y para el niño triste. La rutina de los últimos años había conseguido, con la colaboración de mi propia mala memoria, que esa noche tan especial se borrara de mi calendario y todas esas sensaciones tan especiales de mi recuerdo. Aunque, como siempre en estos casos, seguían estando ahí, al fondo, enterradas entre todo lo malo que vamos acumulando con el paso del tiempo. Igual igual que enterramos entre tristes realidades, los sueños del niño que fuimos... y que, sin saberlo, seguimos siendo.

Y así, decidí, rodeado de otros niños que últimamente comparten mis días, escapar de la ciudad, huir de la gente, y pasar esa noche en algún lugar que lo mereciera, algún lugar de ésos que disfrutan los ojos, cortan la respiración y permiten, por lo menos un buen rato, olvidarlo todo y sentir más allá de lo que se siente. Un lugar para encontrar lo que realmente se busca, para entender sin pretenderlo, para imaginar, para soñar. Con el sonido del mar, claro, en compañía del fuego y bajo la atenta mirada de la luna. A veces no se necesita nada más.

Y allí, en un silencio que sólo rompían el mar y el fuego, asomados al agua desde el verde, con los ojos fijos en las llamas y la cabeza y el corazón ardiendo entre ellas, renació el niño triste. Callado pero sonriente. Como al margen de todo aun siendo el protagonista. Y reconocerle de nuevo, sentado frente a la hoguera, me robó una sonrisa. Y reencontrarme con sus ojos un instante, en el reflejo de los míos dibujado por las olas, llenó un poco el vacío que sentía dentro.

Después mis ojos se perdieron, más allá de la noche, del lugar y la compañía. Y desperté entre las notas de esta canción que no he podido dejar de escuchar y silbar desde entonces. Con la sensación de haber soñado algo importante. Con la sensación de no recordarlo. Y, sin embargo, consciente de que algo ha cambiado. La sonrisa del niño triste lo confirma...& Nothing Else Matters.


Un niño triste cualquiera.


PD: ...aunque siga etxandote de menos...


jueves, 24 de junio de 2010

Good Will Hunting


Hay películas que son, como dice la etiqueta que acabo de crear, mucho más que películas. Me encanta el cine, sobre todo aquél que me hace ir más allá, que me hace pensar y plantearme cosas a las que mi imaginación o mis ojos no llegan normalmente. Situaciones que no he vivido, problemas que no son míos, historias de otros... Porque la magia del cine está, precisamente, en que podemos vivir todas esas imágenes en primera persona.

Hace unos días volví a ver esta película, la que he decidido inaugure esta sección. "Good Will Hunting" en su versión original, "El Indomable Will Hunting" para nosotros. Poco se puede añadir a los diálogos, a las escenas, a las preguntas y respuestas de dos niños prodigios, tristes y listos, encerrados en diferentes cuerpos... Una lección de lo que es y lo que debe ser, de lo que se quiere ser. Una película para no perderse ni un segundo, ni una palabra. Una película para disfrutarla... con los ojos apropiados.

Para muestra, dos escenas...






Si podéis, dedicadles un segundo de paz, un momento para vosotros mismos. Masticad cada palabra, cada gesto. Tratad de asimilarlo. Merece la pena. Merece mucho la pena. Palabra del niño triste & Nothing Else Matters.


Un niño triste cualquiera.

PD; ayer, la noche, el fuego y la playa fueron testigos del renacer de los deseos y los sueños del niño triste. Él se limitó a aparecer y sentarse cerca de la hoguera, ensimismado y sonriente. A veces no hace falta mucho más. A veces, nada más. Pero esa ya es otra historia. Cada cosa a su tiempo...

martes, 22 de junio de 2010

Si Te He Visto...


Me dice el niño triste al oído que se le está muriendo de pena algo dentro. Que siente como se escapa una oportunidad increíble para ser feliz. La vida tiene estas cosas, le respondo. Porque tampoco hay mucho más que decir. Lógicamente, no le vale la respuesta; a él la vida le importa bien poco. A él sólo le importa la felicidad. Como a todos los niños.

Y, enfadado, me mira y me dice que parece que, definitivamente, Paulo Coelho no tenía razón. Maldita la gracia. No importa lo que tu desees, ni aunque llegue a ser real, el universo sólo mira por sus propios intereses. Si es que los tiene. No le importan nada los deseos y los sueños de un niño triste cualquiera. Y yo, que se supone soy la parte adulta, no puedo contestarle, no tengo con qué hacerlo. Es más, soy consciente de que incluso tiene razón aunque, por supuesto, no se la conceda. Que luego se malacostumbra. Como todos los niños.

Y, para colmo, el mp3 me regala una canción que hacía tiempo no escuchaba. De las nuestras. El niño triste me mira y sonríe. Todavía sigo creyendo en las señales. Todavía sigo sin creer en las casualidades. Y yo ya ni me molesto en responder. La verdad es que, a día de hoy, ya no tengo claro en lo que creo y en lo que no. Me vale con seguir, con sobrevivir... Pero él sigue sonriendo lo que dura la canción. Saben más las canciones que los escritores. Y entonces, sobre la ría, desaparece con tu tacto y tu olor entre las manos y tus ojos grabados en los suyos. Y a mi me toca... etxaros de menos a los dos.




"Me ahogo en un vaso, perdido entre llamas de acero oxidado
No encuentro mi casa y me canso de hallarte en cada palabra
Que se derrama…

Viajo por tu arena, me cuelgo del viento, sospecho la pena
De subir al suelo y después caer al suelo por que tu me elevas
Igual que me ciegas…

No encuentro salida y nadie me guía, no hallo manera de verte vestida
Si te he visto no me acuerdo
Si te desvisto no te olvidaré en la vida

Yazgo sumergido en un mundo de plata en medio de nada
Respiro el vacío y a menudo quiero dormir bajo el agua

A un paso del ruido está la ciudad del fin del olvido
Pero temo estar desnudo y despierto ante tanta verdad
Que se me escapa…

No encuentro salida y nadie me guía, no hallo manera de verte vestida
Si te he visto no me acuerdo
Si te desvisto no te olvidaré en la vida

Llegado a este punto el último trago es el más profundo
Ya muero en el vaso que tanto he llenado y vaciado
al unísono de cada ritmo que te he dedicado."


Fran Fernández & Un niño triste cualquiera.


PD; Al niño triste se le han terminado las palabras, aunque parezca increíble...

lunes, 21 de junio de 2010

De Sonrisas Compartidas Y Otros Paisajes...



La verdad es que no recuerdo un día como el sábado. Hacía mucho mucho tiempo que no me sentía así, tan triste, tan vacío... o por lo menos no lo recuerdo, ventajas, una vez más, de mi mala memoria.

Un domingo entre la niebla, cerca de las nubes, ha sido suficiente para volver a recuperar la sonrisa y desterrar, por el momento... o para siempre, esa sensación. Aunque esta vez, esas dos expresiones no me suenen tan sinónimas como otras veces. Porque, en el fondo de mi ser, el niño triste no es capaz de olvidar tan fácil las sensaciones, los pensamientos e, incluso, las lágrimas bajo la lluvia. Aun estando bien, que las cosas son como son. Aunque salga el sol.

Gorbea obró su magia en mis ojos y tranquilizó mi alma. Saturó mis sentidos como sólo los paisajes desde la cumbre o el mar pueden y saben hacer. Y devolvió parte de su sonrisa, quemada estos días atrás, al niño triste. Especialmente al descubrir, en la lejanía y cubierto de nubes, mi refugio espiritual, al que, por cierto, hace demasiado que no vuelvo. Anboto, el monte que he compartido tantas veces con Mari (diosa de los pobladores de estas tierras desde antes de que existiera la memoria), con ella y con mis propios sueños. Desde pequeño, desde, incluso, demasiado pequeño.

Hoy toca pensar en sobrevivir otra semana. Me conformo con eso, no parece tampoco demasiado pedir. Y, mientras, siguen aumentando los decibelios, camino de esa sonrisa, propia, ajena, compartida... que tanto etxo de menos. Sí, con tx aunque pegue al ojo. Porque, para el niño triste, ese rasgo gramatical, incorrecto en la lengua en la que escribo normalmente, no es un despiste, significa mucho más. Como esta canción que suena insistentemente más allá del mp3, más allá del tiempo y la felicidad, más allá de la tristeza... para quienes sean capaces de escucharla, de entenderla... con los ojos apropiados.




"How could he know
This new dawn's light
Would change his life forever?

Set sail to sea
But pulled off course
By the light of golden treasure

Was he the one causing pain
With his careless dreaming?
Been afraid
Always afraid
Of the things he's feeling

He could just be gone
He would just sail on
He'll just sail on

How can I be lost,
If I've got nowhere to go?
Search for seas of gold
How come it's got so cold?

How can I be lost?
In remembrance I relive
And how can I blame you
When it's me I can't forgive?

These days drift on
Inside a fog
It's thick and suffocating

His sinking life
Outside it's hell
Inside, intoxication

He's run aground
Like his life
Water much too shallow

Slipping fast
Down with his ship
Fading in the shadows

Now a castaway
They've all gone away
They've gone away

Forgive me
Forgive me not
Why can't I forgive me?

Set sail to sea
But pulled off course
By the light of golden treasure

How could he know
This new dawn's light
Would change his life forever?

How can I be lost,
If I've got nowhere to go?

Search for seas of gold
How come it's got so cold?

How can I be lost?
In remembrance I relive

So how can I blame you
When it's me I can't forgive?"



Metallica & Un niño triste cualquiera.

PD; y no, la letra no dibuja del todo cómo me siento. No estoy enfadado ni tampoco tengo nada que perdonarme, pero hay tantas palabras en esa canción que me vuelven una y otra vez a la cabeza... Como... esa sonrisa compartida... & Nothing Else Matters.

sábado, 19 de junio de 2010

Triste Bajo La Lluvia




Siempre me ha sentado bien la lluvia. Para mi, ha sido siempre como un desahogo, como un momento de paz, como el silencio cómplice... Me encanta la sensación de mi piel y mis huesos mojándose, me encanta saltar en los charcos...

Y sin embargo, después de dos días sin llover, un poco de xirimiri ha sido suficiente para que las lágrimas se asomen al abismo de mis ojos. Y es que soy perfectamente consciente de que estoy bien. No sé, me he despertado muy triste. Con ganas de llorar. Duela o no, ni tan siquiera pretendo entenderlo.

El niño triste tiene la sensibilidad a flor de piel y el alma entre andamios. Es más que una realidad. Es un hecho que sus ojos, evidentemente tristes también, ni se molestan es intentar ocultar. La verdad es que por muchos motivos. Pero eso, para un niño, siempre será lo de menos.

Y así, me he dejado llevar, calle abajo desde mi portal, sin rumbo fijo, entre humo, canciones, lluvia y mis propias lágrimas, hacia ningún lugar. He perseguido a la ría, testigo del Bilbao que dibujamos, recorriendo sus dos lados. Dejando que la corriente, con más fuerza que nunca, después del diluvio, amenazante para con los límites impuestos por una lógica que no es la suya (humano no siempre es sinónimo de natural...), arrastre esta sensación de soledad, de vacío...

Y así, he terminado en este bar. Añadiendo el sabor de la cerveza al humo, verde otra vez, que se me escapa de los labios. Y escribiendo, con tinta negra, como siempre, entre los dedos, en la libreta que nunca ha leído ni leerá nadie. Y entre las palabras, como siempre también, como con la corriente de la ría, ha desaparecido un poco esa sensación. Aún sabiendo que sigue ahí. Como tantas otras cosas. Y el niño triste sonríe...


Un niño triste cualquiera.


PD; Palabras de un sábado triste cualquiera. Mañana subiré a tocar las nubes con las manos, aunque toque subir andando. Tengo hasta miedo de que se me olvide volar...

Una Imagen...




Y yo... simplemente... sigo etxándote de menos...



Un niño triste cualquiera.


PD; No puedo evitarlo. Cosas de niños, como siempre. Hoy me he vuelto a levantar tan triste...

miércoles, 16 de junio de 2010

Lonely Day


Está claro que tiene que haber días de todos los colores. Hoy no ha sido el mío. Y eso que llueve desde hace días sin parar. Más de 100 litros por metro cuadrado hoy sobre el viejo Bilbao. Nuestra ría incluso ha empezado a desbordarse, como otros ríos de Bizkaia. El fantasma de las inundaciones de hace años, aquellas que mi memoria no alcanza a recordar y que se confunden en mi cabeza entre imágenes en blanco y negro, ha vuelto a los ojos de aquellos que las sufrieron. Y las superaron, aunque de eso, mientras el cielo no da tregua, es más difícil acordarse...

Y, decía, que no ha sido mi día. Malas noticias desde el otro lado del charco. Un accidente de coche, todavía con los detalles sin confirmar. Con lo que sufro sin saber. Espero que esteis bien y que tu hada te esté protegiendo como debe. No creo que duerma mucho hasta que no sepa de vosotras...

Y, decía, que no ha sido mi día. Me he sentido solo, rodeado de gente. Una sensación que, por cierto, detesto y me aterra. Mea culpa, está claro, esa misma gente que me rodea siempre ha estado muy por encima del nivel exigible. No hay quejas posibles, faltaría más. Hoy, con todo, una voz me ha sentado especialmente bien, la voz que, aun sin saber nada de ésto, ha roto esa sensación. Esa soledad. Hay cosas que nunca cambian, mucho menos en el corazón del niño triste... & Nothing Else Matters.




"Such a lonely day,
And it's mine,
The most loneliest day of my life.

Such a lonely day,
Should be banned,
It's a day that I can't stand.

The most loneliest day of my life,
The most loneliest day of my life.

Such a lonely day,
Shouldn't exist,
It's a day that I'll never miss.
Such a lonely day,
And it's mine,
The most loneliest day of my life.

And if you go, I wanna go with you...
And if you die, I wanna die with you...

Take your hand and walk away!

The most loneliest day of my life,
The most loneliest day of my life,
The most loneliest day of my life.

Such a lonely day,
And it's mine,
It's a day that I'm glad I survived."



System Of A Down & Un niño triste cualquiera.

PD; Actualizo porque ha sido subir esta entrada y sonar el teléfono. Mis dos niñas están bien, aunque una de ellas, la que podría ser mi hermana mayor, ha perdido bastante sangre. La pequeña se ha salvado con algún que otro golpe. Los médicos no lo entienden, dicen que ha sido un milagro que estén bien visto el accidente. Se quedan en observación de momento y yo mucho más tranquilo. Desde las tres hora de aquí sin saber nada. Además, yo no creo en los milagros, creo en las hadas... y, visto lo visto, seguiré creyendo por el momento... o para siempre.

lunes, 14 de junio de 2010

Un Puñado De Versos Tristes


Estos versos son casi tan antiguos como los que publiqué el otro día. Será que me ha dado por recordar. Menos mal que sólo soy un niño con mala memoria...


"Un alma a la orilla del mar,
mira el velero sombrío,
que marca el final,
y la viene a buscar,
mientras piensa,
qué podía ser y no ha sido.

Mirar hacia atrás y llorar,
¿dónde quedó la alegría?
Perder la razón, la verdad,
el amor, el vivir y el soñar
recordando,
una triste y oscura vida.

Sentir las horas perdidas,
por seguir siempre la corriente,
queriendo estar siempre arriba,
olvidando que nadie olvida
y sintiendo,
que ya no se es diferente.

Sentir que la fiebre le gana,
que ya ni fluye la sangre,
aguantando esa vida cansada
que ya no se anima con nada,
y sintiéndose,
poco a poco muriendo de hambre.

Un alma a la orilla del mar,
mira el velero sombrío,
que marca el final,
y la viene a buscar,
mientras piensa,
qué podía ser y no ha sido."



Un niño triste cualquiera.

PD; Como decía Loose, y ya ha quedado escrito para siempre unas líneas más arriba... "La vida es algo más que sentarse al borde del camino viendo los días pasar..."

domingo, 13 de junio de 2010

Dejadme Que Duerma...



Sin trazar ningún camino, sin apenas pretenderlo, me he descubierto viajando de la desilusión a la tristeza. Y, ahora que ésta última queda atrás, veo, en silencio y a lo lejos, la mismísima indiferencia. Espero que algún cruce me permita cambiar de camino, porque ése nunca ha sido y nunca será el destino de mis pasos. Aunque, como esta vez, ni yo mismo haya elegido el camino...

Aprovechad cada palabra de esta canción, podrían haberla escrito los ojos del niño triste...




"Salí buscando inspiración,
algo bonito, algo de amor,
para descubrir de nuevo,
un mundo mendigando...

Seguí buscando algo de paz,
me voy al parque a descansar,
para descubrir de nuevo,
que estaban de redada...
¡Quién estuviera lejos,
muy lejos de aquí!

Donde las barreras,
te las ponga el cuerpo,
sé que es duro,
pero hasta la libertad
la compra el dinero.
Sólo nos queda sufrir.

¡Quién estuviera loco
y no saber más nada de nada!
Pero me pongo ciego
y me tengo que esconder.

Llegué pasado el alba,
buscando mi escondite,
¡Cómo odio el sol, dios mío,
cuando me da en la cara!

Tabicaré mis puertas,
que no me busque nadie,
me entregaré a mis sueños,
y aunque despierte pronto,
¡Ahora me marcho lejos,
muy lejos de aquí!

Donde no hay barreras,
ni para tu cuerpo.
Sé que cuando vuelva,
todo será igual,
así que...

Dejadme, déjame que duerma...
Dejadme, déjame que duerma..."



El Ultimo Ke Zierre & Un niño triste cualquiera.

PD; "... pensáis que todo tiene un límite, así estáis todos... limitados..."

sábado, 12 de junio de 2010

Munduko Arrozak (Arroces Del Mundo)



Hoy, Munduko Arrozak, Arroces del Mundo. Paellada popular en el centro histórico del viejo Bilbao, en el corazón del Casco Viejo. Como era de esperar, no hemos ganado, tampoco era ése el objetivo. Y es que, el objetivo era dejarle claro al Excelentísimo Alcalde de esta ciudad, que quiere aprobar una Ordenanza Municipal para maniatar el uso de los espacios públicos, que la CALLE es de TODOS. Y si no, ya tiene dueño, NOSOTROS. Que quede bien claro.


Recuerdos lluviosos desde el Norte,

Un niño triste cualquiera.


PD; Recién levantado de la siesta y camino de la ducha...

miércoles, 9 de junio de 2010

Open Up Your Eyes




"Open up your eyes,
open up your room,
open up your arms,
open up your door..."


Hace días que he decidido no intentar entender nada, porque cuanto más pensaba, peor me encontraba. A fin de cuentas, esta es una lucha desigual de mi parte niño con la mismísima realidad. Como una prueba de mis propias palabras, de mis propias teorías. Sigo siendo un niño? Soy capaz de seguir sin entender y asumirlo? Llegar incluso a entender esa incongruencia? esa contradicción? Al principio pensaba que no, que siempre me he engañado a mi mismo con ese cuento. Nunca mejor dicho. Ahora tengo claro que sí, que soy más que capaz. Que sigo creyendo en mi cuento, para siempre... o por el momento, que siguen siendo sinónimos. Ahora que, por cierto, suben los decibelios de la música que escucho, una señal inequívoca de que estoy mucho mejor...




Y, así, entre cajones, he encontrado algunas libretas antiguas, refugio de mis versos y mis palabras. De ésas que me he propuesto tirar muchas veces y el niño triste siempre termina guardando en el mismo lugar. Como él dice... en el lugar que les corresponde. Y entre esas palabras, he podido descifrar los primeros versos que escribí, o mejor dicho, los primeros que conservo. Son simples, y precisamente en su sencillez reside su magia. Como con tantas otras cosas...



"Una flor azul y verde,
una idea en la cabeza,
una niña que me mira,
otra puerta que se cierra.

Una frase que recuerdo,
una cara no olvidada,
una noche pura y triste,
una vida antes soñada.

Otro día que termina,
un camino por andar,
gente que va y viene,
muchas cosas que soñar.

Una lluvia compañera,
amigos, risas y canciones,
tristeza, angustia y soledad.
Pensar, vivir y soñar,
una estrella, la luna y el mar."




Un niño triste cualquiera.


PD; Hoy me siento más niño que otras veces, quizá incluso más niño de lo que me he sentido hace mucho tiempo. Eso sí, no pretendo entender porqué...

martes, 8 de junio de 2010

Pesadilla Por Capítulos



Me he despertado hace no mucho con un intenso dolor de cabeza, un dolor de cabeza de esos que marcan días y hasta épocas. Me he despertado con esa horrible sensación de no haber descansado nada, y si mi cuerpo y mi mente son partícipes de esa sensación, por algo será... Y cuando ya empezaba a plantearme que la culpa era única y exclusivamente de los currelas que aporrean las paredes con energía en algún lugar no demasiado lejos de mi cama, he recordado que no es eso, que ha sido todo cosa de mi propia pesadilla. Una pesadilla por capítulos que he sufrido esta noche...

Y digo por capítulos porque, puestos a recordar, ahora soy consciente de que me he despertado mínimo dos veces, empapado en sudor y sufriendo, una de ellas incluso llorando de rabia. Hacía tiempo que no tenía pesadillas, por mucho que en otros tiempos una concreta se me repetía noche sí, noche también. Y, lógicamente, ni yo ni el niño triste tenemos una explicación aceptable...

Y es que he soñado y sufrido a la par, que mi princesa de oriente, la niña que desde que llegó ha marcado con su ilusión, con sus sonrisas y con sus miedos, con su cariño, la vida y la percepción del niño triste, se moría entre mis brazos, evidentemente, sin que yo pudiera hacer nada. Todavía tengo un nudo en la garganta y en el estómago. Y, ahora, sólo espero que el reloj avance rápido, que en Buenos Aires son las 5 de la mañana y no son horas para llamar, y poder escuchar su risa aunque esté lejos. Escuchar como ella, siendo tan pequeña, es capaz de calmarme, de preocuparse por mi y de quererme como poca gente me ha querido. Porque te etxo mucho de menos, Haizetxo. Porque te quiero mucho, pequeña... & Nothing Else Matters.


Un niño triste cualquiera.


Actualizo ahora que son casi las 15 de la tarde en mi tierra, las 10 de la mañana en Buenos Aires, porque resulta que cuando empezaba a plantearme llamarles, me ha llegado un mail del otro lado del charco. Iñigo, padre de Haizea y casi un hermano mayor para mi, me escribía para contarme que la pequeña ha pasado muy mala noche. Que casi no ha dormido nada, que incluso lloraba a ratos y que nunca la habían visto así. Ni tan siquiera cuando llegó desde su tierra lejana casi muerta de tristeza. Así que he hablado con ella, le he contado mi pesadilla, disfrazándola de mal sueño y hemos compartido unas lagrimillas, de ésas que son tan auténticas que realmente duelen. Curiosamente, una vez más, nos hemos desahogado juntos, para terminar riendo juntos también...

Creo que nunca seré capaz de entender esa conexión que nos une, esa sensación de que nos necesitamos, de que podemos con lo que haga falta si pensamos el uno en el otro. Ese compartir felicidad y malestar sin plantearlo, sin pretenderlo. Y mucho menos, cómo ha llegado nuestra relación a ser así. Menos mal que sigo pensando que hay cosas que no se pueden entender, ni falta que hace. Menos mal que seguimos siendo los dos, simplemente niños. Y lo nuestro, simplemente, cosas de niños...

sábado, 5 de junio de 2010

Una Imagen...




Entre cervezas, me he asomado al corazón de la luna, y he llegado, incluso, casi a sujetarla con la mano...


"Exit light,
enter night,
take my hand,
we're off to never never-land..."




Un niño triste cualquiera.


PD: Hace demasiado tiempo que no vuelo...

miércoles, 2 de junio de 2010

A Fuego




... y es que me besas... y me vuelve a la cabeza, aquél séptimo infierno, aquél sábado de fiestas, aquél café, aquél instante casi infinito, aquella sonrisa cuando te despedías, castigada, camino de la tienda de vodafone que resultó estaba cerrada, aquella misma sonrisa, justo antes de girarte, y aquellas palabras... a que me quedo... Y aunque es un sueño, una sensación que mi cuerpo reconoce, pese a mi mala memoria... la piel se me eriza...




"...Voy a tatuarme, azul, una casita,
para que allí vivan nuestros corazones.

Y a deshora,
sale un sol alumbrando una esquina,
y alegrándome el día.

¿Dónde están los besos que te debo?
En un cajita;
que nunca llevo el corazón encima,
por si me lo quitan.

¿Y dónde están los besos que me debes?
En cualquier esquina;
cansados de vivir en tu boquita,
siempre a la deriva..."


EXTREMODURO & Un niño triste cualquiera.

PD; La desilusión y la tristeza pesan más que la ropa en la mochila. Aunque el niño triste sabe que lleva también un montón de sueños... y de sensaciones... y, a día de hoy, se niegue a deshacerla y prefiera guardarla en el armario tal y como está. Cosas de niños... o no?

martes, 1 de junio de 2010

Soñando Barbarie




He vuelto a soñar la barbarie.

Más de medio siglo después; otras víctimas, otro lugar,

las mismas tristes imágenes, la misma puta realidad.

Si no ha sido un sueño,

si no es fruto de mi imaginación de niño triste...

que paren el mundo, que yo me bajo.

Y que nadie me despierte.

Estoy combatiendo... hasta la victoria siempre!






Un niño triste cualquiera.